Nuevo Testamento

ROMANOS IX

ROMANOS IX posted in Comentarios Eleison on junio 22, 2024

Recordemos cómo al inicio, el pueblo judío fue de Dios fiel servidor.

Pero el mejor, cuando cade, puede convertirse en el peor.

Cuando el salvajismo de los israelíes de hoy continúa sin cesar contra los palestinos en su medio, su “siega del césped” (así lo llaman ellos mismos) más salvaje desde la fundación de Israel en 1948, es un momento oportuno para considerar la naturaleza de los judíos y de donde vienen, como se ve por su Creador mismo en el texto de Su propia palabra. Porque en no menos de tres capítulos completos de la mayor epístola de San Pablo, Romanos IX a XI, el Apóstol de los gentiles se esfuerza por explicarles cómo la masa de judíos, verdaderamente la Raza Elegida durante 2000 años desde Abraham hasta Cristo, pudo, cuando su propio Mesías por fin apareció, lo crucificaran y se convirtieran no en conversos a su Iglesia, sino en sus peores perseguidores.

San Pablo debía saber que los judíos de su época, como los de la nuestra, lo tacharían de “odiador de los judíos” o “antisemita”, porque comienza los tres capítulos con su “dolor y angustia” por no poder llevar a Cristo a sus compatriotas judíos (v. 2), porque como israelitas disfrutaban de una letanía de incomparables privilegios de Dios. Hasta hoy, si los judíos son dominantes en tantos campos diferentes, es sólo porque Dios no les ha quitado los dones naturales de inteligencia y entendimiento que necesitarían en aquel tiempo para proporcionar al Mesías su cuna humana en beneficio de toda la humanidad.

Tampoco el fracaso de los judíos dotados para seguir del Antiguo Testamento al Nuevo significa ningún fracas por parte de Dios Todopoderoso (v.6), porque fue por Su propia elección, precediendo a cualquier elección humana, permitir que los judíos se alejaran de Él, mientras que Él tendría misericordia de los gentiles. Así, todos los judíos de raza son el Israel de la carne, representado por Agar e Ismael, y Esaú, mientras que todos los católicos por la fe en Jesucristo, judíos o gentiles, son el Israel espiritual, representado por Sara e Isaac, y Jacob, meramente presagiado del Israel de la carne. Todo el Antiguo Testamento sólo existió para el Nuevo Testamento.

Objeción: pero si la elección de Dios precede a toda elección de los hombres, entonces es culpa de Dios si los judíos rechazan a Cristo. Respuesta: No, Dios es soberanamente libre para elegir de quién tendrá misericordia, y a quién permitirá endurecer su corazón por su libre elección del mal, para manifestar Su poder y Su justicia (v. 14–16). Así, durante casi 2000 años, desde la crucifixión, la persecución especial de la Iglesia por los judíos ha servido para poner de relieve la misericordia de Dios hacia todos los católicos por la fe en Cristo, judíos o gentiles por raza. Que Dios abriría de hecho su Nuevo Testamento tanto a los gentiles como a los judíos fue profetizado en muchos lugares del Antiguo Testamento (v.24–29) – San Pablo enumera cuatro de estas citas en Romanos XV, 9–12.

En conclusión, mientras que los gentiles son justificados por su fe en Jesucristo (v.30), todos los judíos que tropiezan con Jesucristo, poniendo en su lugar su confianza en sus propias buenas obras, no son justificados sino condenados (v. 31–33). Todavía pueden pertenecer al Israel de la carne, el Israel del Antiguo Testamento y de la Ley, pero desde que Jesucristo murió en la cruz no pueden pertenecer al verdadero Israel del espíritu a menos que tengan fe en Jesucristo como su Señor, Redentor y Mesías.

De hecho, los dos últimos milenios desde la crucifixión han demostrado cómo los judíos incluso se han alejado del verdadero Antiguo Testamento, ya que conservan en sus sinagogas postcristianas el texto original, sin duda como prueba de sus prestigiosos orígenes y su gloriosa vocación, pero el significado esencial y el contenido de ese texto lo rechazan, porque cada página del Antiguo Testamento, si se sabe leer, apunta a Jesucristo. Por supuesto. Así que en unos pocos cientos de años los Judios habían inventado su propio sustituto para el Antiguo Testamento, a saber, el Talmud, que menciona a Nuestro Señor sólo para blasfemar contra Él. Así que el Talmud, y no el Antiguo Testamento, es el texto sagrado de los judíos de las sinagogas de hoy. La distinción es muy importante. Los judíos talmúdicos continúan el falso Israel. Los judíos católicos por la fe pertenecen al Israel espiritual, que es la Iglesia católica.

Kyrie eleison.

L’ ACTUALIDAD de las ESCRITURAS

L’ ACTUALIDAD de las ESCRITURAS posted in Comentarios Eleison on mayo 18, 2024

En torno al Dios encarnado el mundo entero gira, 

Como dice la Escritura. Al despreciarlo, arde como en pira.

El último número del boletín de noticias del seminario de la «Resistencia» de la Sociedad de los Apóstoles de Jesús y María, en Morannes, en el noroeste de Francia, contiene un admirable editorial procedente del superior de dicha Sociedad, monseñor Jean-Michel Faure. No es largo. He aquí el texto completo: 

Queridos amigos y bienhechores: 

Nuestro Señor dijo a los Apóstoles: «Cuando oigáis hablar de guerras y levantamientos, no os asustéis . . . . seréis odiados por todos, a causa de mi nombre» (es decir, a causa de vuestra fidelidad a mi doctrina) . . . . «con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas . . . . Cuando veáis que estas cosas empiezan a suceder, levantad la cabeza y mirad hacia arriba, porque vuestra redención (y vuestra victoria) está muy cerca ». (Lc. XXI, 9, 17, 19, 28). 

Hoy asistimos a los signos que anuncian los grandes acontecimientos aludidos por Nuestro Señor Jesucristo, San San Pablo y San Juan: la gran apostasía. Nunca antes los enemigos de Jesucristo habían tenido a su disposición tantos medios para destruir toda fe y moral en las almas de los niños, de los jóvenes y de los ancianos. «Aplastar la (iglesia) infame”, gritaba ya Voltaire en el siglo XVIII a los adeptos de la secta infernal – «Derribemos el trono (o monarquía) para derribar el altar (o misa católica e Iglesia), por el laicismo (televisión, internet, cine), las modas indecentes, y finalmente por la infiltración en la Iglesia, hasta llegar al papado, gracias al Concilio Vaticano II. 

La historia moderna ilustra las etapas de la gran apostasía de las naciones, los gestos y los hechos de los del Anticristo, sus predecesores preparando la venida del Anticristo mismo, preparando a la generación de los hombres para aplaudirle cuando venga (cf. II Tes. I, 8). Un documento muy reciente procedente de Roma afirma que la dignidad humana es infinita. Aquí está el hombre pretendiendo establecer su trono dentro de la 

Iglesia, para entronizarse allí con el poder del Diablo (II Tes. II, 4). 

Como dijeron los peregrinos de Emaús a Nuestro Señor: «Señor, quédate con nosotros, que el día está muy avanzado» (Lc. XXIV, 29) (y las tinieblas cubren la tierra). Ánimo, pequeño rebaño – «Yo he vencido al mundo» (Jn. XVI, 33), por la Cruz. El Reino de Dios nunca ha estado tan cerca. 

Mons. Jean-Michel Faure 

Lo que impresiona aquí es, ante todo, lo pertinentes que son las abundantes citas de un ayer lejano para nuestras calamidades sin precedentes en la Iglesia y el mundo de hoy. Los lectores de estos «Comentarios que se hayan impresionado a causa de la falta de autoridad de mensajes mucho más recientes que pretenden venir del cielo para iluminarnos y alentarnos en la batalla venidera, al menos que abran sus biblias para leer de nuevo Mateo XXIV, Marcos XIII y Lucas XXI. No hay falta de autoridad divina detrás del texto de los evangelios, sólo falta que nos demos cuenta, a la manera del monseñor Faure, de cuánto ese texto puede cobrar vida en nuestras circunstancias actuales. 

Lectores, para comprender lo que realmente sucede a nuestro alrededor y lo que debemos hacer, leed con regularidad la propia palabra de Dios, y no sólo el Nuevo Testamento, sino también el Antiguo Testamento, donde la presentación múltiple de la bondad de Dios frente a la maldad de los hombres es la esencia misma de los acontecimientos actuales. 

Kyrie eleison 

Los Galatas de Hoy

Los Galatas de Hoy posted in Comentarios Eleison on junio 16, 2012

“Oh ustedes insensatos Gálatas” exclama San Pablo (Gal.III,1), despellejando a uno de sus amados rebaños que estaba apostatando, deseando retornar del Nuevo Testamento al Viejo Testamento para satisfacer a los Judaizantes que querían que ellos sirvieran nuevamente “bajo los elementos del mundo” (IV,3). Es notablemente fácil aplicar esta diatriba del Apóstol a aquellos Católicos Tradicionales que al presente están tentados de resbalar nuevamente bajo las autoridades Conciliares para satisfacer Nostra Aetate. Pero entonces, se trata del mismo mundo, carne y demonio, así es que con disculpas a San Pablo, permítanme adaptar algunos versículos de la Epístola a nuestra propia actualidad:—

“¡Oh ustedes aquellos católicos de la Tradición vueltos insensatos! ¿Quién los ha hechizado para que no continúen con la Tradición de Nuestro Señor Jesucristo tal cómo fue presentada ante ustedes? Esto sólo quisiera saber de ustedes: ¿Han ustedes llevado vidas católicas por varios años gracias al Vaticano II o gracias a la Tradición católica? ¿Tan insensatos son que habiendo experimentado los frutos de la Tradición ahora quieren abandonarla poniéndose de vuelta bajo las autoridades Conciliares? ¿Fueron todos esos frutos en vano (III, 1–4)?

“Estoy estupefacto de ver cuan pronto ustedes se están apartando de la línea del Arzobispo Lefebvre, quien los llamó a la gracia de Cristo, y se pasan al nuevo evangelio del Vaticano II, que no es evangelio en absoluto; estos modernistas los perturban y pretenden pervertir el Evangelio de Cristo. Pero si nosotros o un ángel del Cielo trataran de decirles a ustedes que el Concilio no fue realmente tan malo, ¡échenlo y no lo escuchen! Permítanme decirlo nuevamente: quienquiera que pretenda que el Arzobispo hubiera estado hoy a favor de un acuerdo con la Roma Conciliar, ¡debe ser echado! ¿Qué intereses estamos buscando? ¿Estamos tratando de agradar a los Romanos o agradar a Dios? ¡Si estos Romanos me quisieran, no sería siervo de Cristo! (I,6–10).

“Antes de venir a la Tradición ustedes estaban sirviendo bajo hombres de iglesia que estaban entregando la Iglesia al mundo. Pero ahora, después de haber hallado la Tradición, ¿cómo pueden ustedes desear retornar al mundo bajo las autoridades Conciliares (IV, 8–9)? ¿He devenido un enemigo de la Fraternidad San Pío X porque digo la verdad? Los que los engañan pretenden estar protegiendo los intereses de ustedes, pero en realidad lo que quieren es que se olviden del Arzobispo y sirvan a los propios intereses de ellos (IV,16–17). Manténganse firmes y no vuelvan nuevamente bajo el poder del Concilio(V,1). Iban bien. ¿Cómo pueden ustedes mismos alejarse de la Verdad? ¡Quienquiera que está haciendo esto a vosotros no es siervo de Dios! Realmente creo que ustedes no tendrán otro sentir pero quienquiera que los está engañando tiene una grave responsabilidad. ¿Creen ustedes que yo sería tan perseguido si estuviera predicando el mundo? ¡Quienquiera que está corrompiendo la Tradición necesita el cuchillo no solamente para la circuncisión (V,7–12)!

“Aquellos que quieren que la Fraternidad San Pío X pase por el Vaticano II B, están simplemente tratando de evitar ser perseguidos a causa de la Cruz de Cristo. Ellos quieren que ustedes sean mundanos, guardando solamente las apariencias exteriores de Tradición. Ellos quieren volver con los Judaizantes en Roma, pero Dios no quiera que yo quiera otra cosa que no sea la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo para mí ha sido crucificado y yo para el mundo. Quienquiera que siga la Tradición de esta manera, la paz sea con ellos y la misericordia (VI,12–16).”

Ahora lean la propia Epístola de San Pablo. ¡Que nadie pretenda que la palabra de Dios ya no aplica!

Kyrie eleison.