Categoría: Comentarios Eleison

CRIMINALES DEL COVID

CRIMINALES DEL COVID posted in Comentarios Eleison on junio 15, 2024

Así como Dios azotó a los israelitas que a la infidelidad se entregaron, 

Así mismo, ahora Él azota a todos los católicos que apostataron.

En la época de la crisis Covid entre 2020 y 2022, cuando innumerables políticos y personal medico nos mentían diciendo que las “vacunas” asesinas eran “perfectamente seguras y eficaces”, uno de los relativamente pocos heroicos narradores de la verdad fue un honesto inglés, el Dr. Michael Yeadon, que tuvo decenas de años de experiencia en las altas esferas de Pfizer, un coloso americano de la Big Pharma, apodo de la industria farmacéutica internacional, en la que tantos muchos de nosotros habíamos confiado – hasta Covid. Para ver un vídeo de la entrevista original, consulte en Internet el texto hablado, que se ha modificado ligeramente para mayor claridad – https://x.com/wideawake_media/status/1654829752090329088 

Entrevistador: Gracias por unirse a nosotros. Usted fue Vicepresidente de Pfizer. ¿Podría decirnos muy brevemente sobre su cargo allí. 

Dr. Mike Yeadon: Durante muchos años hasta 2011, fui responsable de la investigación mundial y el desarrollo en el campo de los nuevos medicamentos respiratorios y antialérgicos de Pfizer. Estaba en contacto con 200 personas indirectamente, a través de un par de sitios de Internet. 

Entrevistador: ¿Eso le dio una visión real de lo que estaba sucediendo a principios de 2020? 

Dr. Mike Yeadon: No hay muchos rincones de esta industria de los que no haya tenido algún conocimiento, y cuando empecé a notar que antiguos colegas míos, incluyendo a Sir Patrick Vallance, diciendo cosas en televisión de las que yo sabía que no eran ciertas, y de las que yo sabía que él sabía que no eran ciertas, me di cuenta, probablemente en febrero de 2020. Recuerdo que le dije a mi esposa que esto no era lo que decían que era. Algo estaba pasando

Entonces, cuando vi no sólo mi propio país de bloqueo, pero decenas de otros países de bloqueo al mismo tiempo, yo diría a sus oyentes que esta era la prueba de una operación supranacional. No hay manera que pudiera haber ocurrido sólo a nivel local o nacional. Por lo tanto, debe haber ocurrido en el nivel superior. Si se trataba de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el Foro Económico Mundial (FEM) o alguna otra organización, no lo sé. Estoy convencido de que esta acción por sí sola demuestra absolutamente, inequívocamente, que no fue que solo adquirimos un virus que estaba a la deriva, y luego solo nos dijimos: estamos en pánico”. Todos hicieron al mismo tiempo las mismas cosas estúpidas, ineficaces, “que se sabe que no funcionan” – y ninguna de ellas estaba preparada o planificada para una pandemia exclusivamente en sus propios países, porque he leído todos los textos en cuestión. 

Por eso, cuando acuso a estas personas de mentir, lo hago con la seguridad de que no me van a demandar. Al contrario, digo “Vamos, demándame”. Me encantaría llevar esto a los tribunales. “Perderán, y mucho”, les digo. Y por eso no me demandan. Lo que hacen es desprestigiarme y censurarme. Ya no me importa. Nos enfrentamos a algo mucho peor que un supuesto virus. Lo peor son las cosas con las que la gente está siendo inyectada. Las lesiones que les causan estas llamadas “vacunas”, me gustaría poder decirte que todo fue accidental. Eso no fue accidental. He pasado 32 años en el diseño racional de medicamentos. Yo sabía y escribí, incluso antes de que cualquiera de estas “vacunas” tuvieran autorización de uso de emergencia, que eran peligrosas. Me temo que estoy convencido, y lo diría con la mano en la Biblia, frente a un tribunal y un juez, que estas inyecciones se han hecho para herir a la gente, para mutilar y matar deliberadamente. (Fin de la entrevista) 

Entonces, ¿quiénes eran los culpables del Covid? Los sospechosos habituales. He aquí lo esencial de tres citas atribuidas a “Henry” Kissinger: 1) se puede hacer un dinero fabuloso con las vacunas para una pandemia. 2) Con el éxito de la campaña Covid, toda la situación mundial ha cambiado. 3) Cuando la gente acepte vacunarse, se acabó el juego para ellos. Kissinger (1923–2023) fue un cabecilla público del Nuevo Orden Mundial. 

Kyrie Eleison 

ROMANOS, CAPÍTULOS IX – XI

ROMANOS, CAPÍTULOS IX - XI posted in Comentarios Eleison on junio 8, 2024

¿Cómo puede Dios permitir tanta crueldad en Palestina?

Sus razones acabarán por resplandecer de forma prístina.

Los judíos se mencionan a menudo en estos «Comentarios» debido al importante papel que desempeñan en el mundo y en la Iglesia. En la que posiblemente sea la mayor de las catorce epístolas de San Pablo, les dedica tres capítulos enteros, IX, X y XI. Esto se debe a que habían desempeñado un papel tan central en el surgimiento y formación de la Iglesia Católica, que los primeros creyentes se escandalizaron al ver que ellos llevaron a Cristo ante Pilato para que lo crucificara, y desde entonces por su negativa a tener nada que ver con Cristo, una negativa que, con pocas, pero notables excepciones, continúa hasta nuestros días. De hecho, sus acusadores dirán que desde la crucifixión de Cristo, han querido dominar el mundo en favor del Anticristo, y que en nuestro propio tiempo se están acercando más que nunca a su objetivo, una desgracia sin paragón para el mundo entero. Pero los judíos responderán que todas esas acusaciones surgen simplemente del odio a los judíos, o «antisemitismo». 

¿Dónde está la verdad? Los judíos fueron el principal obstáculo en el camino de la misión de San Pablo para plantar la Iglesia Católica donde pudiera para salvar almas para la eternidad. He aquí por qué se les menciona tan a menudo en sus epístolas, y no siempre favorablemente – véase especialmente I Tes. II, 14–16. Pero todas las menciones de San Pablo forman parte de la Sagrada Escritura y, por tanto, como enseña la Iglesia Católica, estas menciones son, ante todo y en primer lugar la palabra de Dios, y sólo en segundo lugar la palabra de su autor humano. De ello se deduce que acusar a San Pablo de «antisemitismo» es acusar a Dios mismo de ser «antisemita». Ahora bien, sea cual sea el significado de esa palabra, el significado es feo. Pero Dios es la Verdad misma (Jn. XIV, 6), y no puede ser feo de ninguna manera. Por lo tanto, todo lo que San Pablo dice sobre los judíos es verdadero y no «antisemita». 

Así que si queremos saber qué pensar de los judíos, y para ello acudimos a las Escrituras para descubrir lo que Dios piensa de ellos, no podemos hacer nada mejor que recurrir a San Pablo, que tuvo una experiencia tan directa de ellos en su apostolado.Volviendo a San Pablo, encontramos su presentación más completa del problema que ellos representan en estos tres capítulos de la epístola a los Romanos. No es que San Pablo hable principalmente con amargura de su experiencia apostólica de ellos, al contrario . . . 

En el conjunto de la epístola, los tres capítulos se intercalan entre la enseñanza dogmática de los capítulos I a VIII y la enseñanza moral de los Capítulos XII a XVI. 

En el cap. IX San Pablo presenta al verdadero Israel, el Israel espiritual, formado por las almas, judías o gentiles, justificadas ante Dios por su fe en Jesucristo. El Israel de la carne, que incluía a pocas almas que no eran judías por raza, era meramente prefigurado. Desde Moisés en adelante, este Israel tuvo durante 1500 años el templo exclusivo, el sacerdocio y el sacrificio del único Dios verdadero, pero el propósito último de Dios era la capacitación de toda la humanidad para el templo, sacerdocio y sacrificio católicos, que vendrían con el Israel espiritual, la Iglesia Católica. 

En el cap. X San Pablo presenta al falso Israel, formado por los judíos que han oído y comprendido el evangelio de Jesucristo, pero lo han rechazado. No les interesa ese Israel espiritual, abierto a toda la humanidad, donde ya no tendrán acceso privilegiado y exclusivo al verdadero culto del único Dios verdadero. Así que oirán el evangelio de Jesucristo, pero lo rechazarán, y en su lugar lo crucificarán. 

El cap. XI, presenta las tres razones de la Providencia de Dios para permitir tal infidelidad de los judíos: en primer lugar es sólo parcial, porque algunos judíos en el curso de los siglos serán los mejores católicos, como Dios quiso que fueran; en segundo lugar, la infidelidad será útil para dar celos a los judíos y hacer humildes a los gentiles; y en tercer lugar, la infidelidad será sólo temporal porque los judíos se convertirán antes del fin del mundo. En última instancia, el judío (o el gentil) que desprecia a Dios no hace más que ejercer el libre albedrío que Dios le ha dado, pero San Pablo, por su parte, termina los tres capítulos con un breve himno a los misteriosos e insondables caminos de Dios. 

Kyrie eleison 

FIN de los TIEMPOS, FIN del MUNDO

FIN de los TIEMPOS, FIN del MUNDO posted in Comentarios Eleison on junio 1, 2024

Por la propia visión de Dios de estos dos Testamentos,

En Romanos leemos cómo Pablo vio los eventos.

Pertenece a la sabiduría de Dios dejarnos a los seres humanos ignorantes de su calendario exacto o programa de los acontecimientos que conducen al fin del mundo, pero en el más inmediato de esos acontecimientos todos nosotros estamos implicados, y no nos está prohibido especular sobre ellos. Al contrario, para salvar mi alma puede ser prudente pensar en lo que Dios Todopoderoso tiene en mente, a fin de evitar ciertos errores importantes.

Por ejemplo, Dios puede guiarnos a los seres humanos para que hagamos lo que Él quiere, pero nunca nos quitará nuestra libre albedrío para que lo hagamos, y por eso es imposible una Edad de Oro de mil años de aquí al fin del mundo. Él tendría que estar constantemente anulando las elecciones de los hombres. Lutero (1483–1546) sabía que estaba destruyendo la Cristiandad. Le tomó 450 años hasta el Vaticano II, por así decirlo (1517–1965), pero al final de ese tiempo los hombres se habían corrompido cada vez más. Ahora puede haber una corta Edad de Oro como el triunfo del Corazón Inmaculado de Nuestra Señora, pero no puede durar mucho. En La Salette en 1846, Nuestra Señora dijo que sólo 25 años de buenas cosechas verán volver el pecado, es decir, el fin de la Edad de Oro y el comienzo del descenso al Anticristo. El milenarismo, una supuesta Edad de Oro de mil años antes del fin del mundo, es un error condenado por la Iglesia.

Otro error importante que debe evitarse es que la Iglesia llegará a su fin en la tierra en un resplandor de gloria humana. Una sola cita de Nuestro Señor pone fin a esa ilusión – Lc. XVIII, 8: «Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?” En otras palabras, al final del mundo la Iglesia casi habrá desaparecido de la vista, presumiblemente como resultado de su persecución por el Anticristo, la persecución más feroz de toda su historia. Ese mundo que tiene al diablo por soberano (Jn. XIV, 29) verá en esa persecución una tremenda derrota para la Iglesia, pero Dios verá en ella las últimas gotas de santidad que le serán en forma de algunos de los más grandes mártires y santos de toda su historia, en otras palabras una de sus mayores victorias. No es de extrañar que el final de la Iglesia se parezca a la cruz de Nuestro Señor, porche la victoria universal de la Iglesia sigue inmediatamente en la forma del Juicio General, o universal.

Otro error que hay que evitar con toda seguridad es confundir el fin de los «tiempos» (véase Lc. XXI, 24) con el fin del mundo. En términos del comentario del venerable Holzhauser sobre los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis, donde divide la historia de la Iglesia en siete Edades, el «fin de los tiempos», o fin de los tiempos para que los gentiles entren en la Iglesia de Dios, con el fin de reemplazar a toda la antigua raza elegida que decidió ya no ser pueblo de Dios (Mt. XXVII, 25), llega al final de la quinta Edad. Por el contrario, el fin del mundo llega al final de la séptima Edad. En efecto, la antigua raza elegida se convertirá de nuevo a Nuestro Señor, su propio Mesías, al fin del mundo (Rom. XI, 26), pero hasta entonces los judíos conversos seguirán siendo la excepción en lugar de la regla, en otras palabras, serán demasiado pocos para el propósito de Dios de poblar su cielo. De ahí todo el plan de salvación de Dios mediante los dos Testamentos – véase Romanos, capítulos IX, X, XI.

He aquí por qué el Nuevo Testamento tuvo que reemplazar al Antiguo; por qué la raza elegida en razón de la raza tuvo que dar lugar a la raza elegida en razón de la fe y dotada de dones sobrenaturales; es por eso qué los judíos tuvieron que ceder el paso a los gentiles, y por eso es qué les han hecho la guerra desde entonces (I Tesalonicenses II, 14–16), especialmente a los palestinos. Pero los católicos nunca debemos olvidar lo mucho que debemos a los héroes de Dios de antaño, del Antiguo Testamento. Sin ellos no habríamos tenido la encarnación de Jesús.

Kyrie eleison

HACERSE CATÓLICO

HACERSE CATÓLICO posted in Comentarios Eleison on mayo 25, 2024

Si algún alma entiende los eternos arcanos, 

Que siempre tenga un rosario en sus manos

Un lector de estos «Comentarios» que obviamente no es católico pregunta cómo llegar a serlo. Puede ser una pregunta que interesa a más de este lector. Que Dios Todopoderoso bendiga a todos esos lectores, porque es seguramente una gracia suya que les está impulsando a interesarse seriamente en unirse a la única y verdadera Iglesia que es Suya – la verdadera Iglesia Católica Romana. Hoy hay que añadir el adjetivo «verdadera» porque, por supuesto, el Concilio Vaticano II (1962–1965) fabricó toda una falsa iglesia diseñada para llevar a las almas al infierno eterno en lugar del cielo eterno. Esto sólo puede complicar hoy la cuestión de cómo unirse a la verdadera Iglesia, pero si un alma lo busca honestamente, Dios tiene innumerables maneras de llegar a esa alma con toda la ayuda necesaria, a pesar de cualquier barricada lanzada en su camino por hombres equivocados o delincuentes. Que tal alma confíe en que Dios quiere llevarla al cielo, y Él sólo necesita la cooperación continua de esa alma para lograrlo. 

Ser católico es para llegar al cielo, que es la dicha sobrenatural ininterrumpida, intrínsecamente muy por encima y más allá de todos nuestros poderes naturales de mente y voluntad como seres humanos. La dicha consiste en la visión sobrenatural de Dios tal como es en Sí mismo y no sólo como podemos vislumbrarlo a través de las criaturas naturales que nos rodean en nuestra breve vida en esta tierra. La puerta de entrada a esta dicha es el don sobrenatural de Dios, la fe, que está muy por encima de nuestra razón natural. Si recibo o no de Dios este don suyo, básico para la salvación eterna, depende enteramente de Él y no de mí. Por otra parte, hay un viejo dicho que dice que a quien hace todo lo que está en su naturaleza hacer, Dios no le niega su gracia (sobrenatural). Esto es una especie de sentido común, pero cuidado, la Fe sigue siendo, esencialmente, un don gratuito de Dios. Lo que puedo hacer, una vez que me doy cuenta de lo indispensable que es para la salvación el don de la fe, es poner todo mi empeño en pedirle en la oración que me conceda el don de la fe. (Es muy recomendable rezar el rosario aunque alguien no crea todavía que la Santísima Virgen María fue y es siempre la Madre de Dios. Ella intervendrá . . . ) 

Lo que también puedo hacer es aplicar todas mis facultades de razonamiento a examinar tres grandes proposiciones que puedo aceptar por mero (¡pero recto!) razonamiento humano. Si lo hago así, pueden definitivamente ayudar a Dios a darme el don de la fe, pero no pueden, por sí solas, jalar el don de Dios, que sigue siendo Su don gratuito. Como dijo el pecador medio creyente en el Evangelio: «Señor, creo, ayuda mi incredulidad». Puede que no fuera teólogo, pero hablaba con sentido católico (Marcos IX, 24). Estas tres proposiciones son: 1) Dios existe, (2) Jesucristo era y es Dios, y 3) La (verdadera) Iglesia Católica Romana fue instituida por Jesucristo. 

1) Dios existe – el argumento más obvio de sus criaturas (como de efecto a causa necesaria) es el argumento del diseño inteligente. La inteligencia es visible por todas partes en Su creación, pero no puede venir de las criaturas que no son en sí mismas inteligentes, como animales, vegetales, minerales. Sólo un ejemplo: ¡ninguna araña pisa las partes pegajosas de su propia tela! Sólo las víctimas de la araña lo hacen. 

2) Jesucristo es y era Dios – durante su vida en la tierra, obró innumerables milagros que sólo Dios puede obrar, porque sólo el Autor de la Naturaleza puede interrumpir a voluntad el curso normal de la naturaleza. 

Así la resurrección de Lázaro (véase Jn. XI) fue un milagro estupendo realizado directamente ante una multitud en gran parte hostil. Y las reliquias de Nuestro Señor que revelan a la ciencia moderna rastros de su ADN muestran evidencias de su madre humana, pero ninguna de un padre humano. De hecho, nació de María, pero fue concebido por el Espíritu Santo. 

3) Jesucristo instituyó la (verdadera) Iglesia Católica Romana y ninguna otra. La historia de la humanidad muestra que todas las otras denominaciones «cristianas» comenzaron siglos después de que Él viviera en la tierra (1–33 DC). En cuanto a las religiones no cristianas, todas ellas niegan que Él fuera Dios, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Todas esas religiones no pueden ser verdaderas, y si como el Vaticano II pretenden que pueden todavía ser un camino al cielo, mienten de nuevo, porque no puede haber lugar para mentiras en el verdadero cielo del verdadero Dios. 

Si después de trabajar sobre estas tres verdades preliminares, un alma todavía desea convertirse en católica, entonces va donde un sacerdote católico para pedir el bautismo, que es el modo normal de entrar en la Iglesia Católica. 

Kyrie eleison 

L’ ACTUALIDAD de las ESCRITURAS

L’ ACTUALIDAD de las ESCRITURAS posted in Comentarios Eleison on mayo 18, 2024

En torno al Dios encarnado el mundo entero gira, 

Como dice la Escritura. Al despreciarlo, arde como en pira.

El último número del boletín de noticias del seminario de la «Resistencia» de la Sociedad de los Apóstoles de Jesús y María, en Morannes, en el noroeste de Francia, contiene un admirable editorial procedente del superior de dicha Sociedad, monseñor Jean-Michel Faure. No es largo. He aquí el texto completo: 

Queridos amigos y bienhechores: 

Nuestro Señor dijo a los Apóstoles: «Cuando oigáis hablar de guerras y levantamientos, no os asustéis . . . . seréis odiados por todos, a causa de mi nombre» (es decir, a causa de vuestra fidelidad a mi doctrina) . . . . «con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas . . . . Cuando veáis que estas cosas empiezan a suceder, levantad la cabeza y mirad hacia arriba, porque vuestra redención (y vuestra victoria) está muy cerca ». (Lc. XXI, 9, 17, 19, 28). 

Hoy asistimos a los signos que anuncian los grandes acontecimientos aludidos por Nuestro Señor Jesucristo, San San Pablo y San Juan: la gran apostasía. Nunca antes los enemigos de Jesucristo habían tenido a su disposición tantos medios para destruir toda fe y moral en las almas de los niños, de los jóvenes y de los ancianos. «Aplastar la (iglesia) infame”, gritaba ya Voltaire en el siglo XVIII a los adeptos de la secta infernal – «Derribemos el trono (o monarquía) para derribar el altar (o misa católica e Iglesia), por el laicismo (televisión, internet, cine), las modas indecentes, y finalmente por la infiltración en la Iglesia, hasta llegar al papado, gracias al Concilio Vaticano II. 

La historia moderna ilustra las etapas de la gran apostasía de las naciones, los gestos y los hechos de los del Anticristo, sus predecesores preparando la venida del Anticristo mismo, preparando a la generación de los hombres para aplaudirle cuando venga (cf. II Tes. I, 8). Un documento muy reciente procedente de Roma afirma que la dignidad humana es infinita. Aquí está el hombre pretendiendo establecer su trono dentro de la 

Iglesia, para entronizarse allí con el poder del Diablo (II Tes. II, 4). 

Como dijeron los peregrinos de Emaús a Nuestro Señor: «Señor, quédate con nosotros, que el día está muy avanzado» (Lc. XXIV, 29) (y las tinieblas cubren la tierra). Ánimo, pequeño rebaño – «Yo he vencido al mundo» (Jn. XVI, 33), por la Cruz. El Reino de Dios nunca ha estado tan cerca. 

Mons. Jean-Michel Faure 

Lo que impresiona aquí es, ante todo, lo pertinentes que son las abundantes citas de un ayer lejano para nuestras calamidades sin precedentes en la Iglesia y el mundo de hoy. Los lectores de estos «Comentarios que se hayan impresionado a causa de la falta de autoridad de mensajes mucho más recientes que pretenden venir del cielo para iluminarnos y alentarnos en la batalla venidera, al menos que abran sus biblias para leer de nuevo Mateo XXIV, Marcos XIII y Lucas XXI. No hay falta de autoridad divina detrás del texto de los evangelios, sólo falta que nos demos cuenta, a la manera del monseñor Faure, de cuánto ese texto puede cobrar vida en nuestras circunstancias actuales. 

Lectores, para comprender lo que realmente sucede a nuestro alrededor y lo que debemos hacer, leed con regularidad la propia palabra de Dios, y no sólo el Nuevo Testamento, sino también el Antiguo Testamento, donde la presentación múltiple de la bondad de Dios frente a la maldad de los hombres es la esencia misma de los acontecimientos actuales. 

Kyrie eleison 

MENSAJES MEMORABLES – IV

MENSAJES MEMORABLES – IV posted in Comentarios Eleison on mayo 11, 2024

Querido Dios, yo no puedo. Tú puedes. Tú debes. 

En Ti yo creo, yo espero, yo confío.

Este cuarto (y último por el momento) Mensaje de Texas es especialmente apropiado para los católicos hoy en día, tanto por su comprensión de su angustia, como por su apelación a su confianza. Son estos “Comentarios” los que han resaltado ciertas palabras en negrilla. Recomendamos fuertemente que Vds lean los Mensajes originales en espagnol, en el sitio mdm.faith 

El 14 de marzo de 2024, de Dios Padre: Para mis hijos que viven en el exilio, escribe lo siguiente:

Están viviendo en el exilio, un exilio muy doloroso porque no es solo el hecho de no estar aún en mi paraíso, en los lugares que he preparado para ustedes desde toda la eternidad, unidos en mi amor, sino también el sentimiento de estar exiliados de sus familias, de sus amigos, incluso de mi propia Iglesia, viviendo como exiliados, sin un lugar propio. Cuántos de ustedes, mis hijos, se sienten así, abandonados, olvidados, ignorados y tan heridos. Heridos por el mundo y la envidia de Satanás, heridos por sus propias acciones y decisiones. 

Hijos, miren a su Padre. Miren a Aquel que quiso que existirieran – en este momento – para recibir Su amor, Su gracia, para aprender a vivir con Él ahora, para poder vivir con Él por toda la eternidad. EntréguenMe todo su dolor, hijos, la angustia que envuelve sus corazones al ver la devastación de Mi viñedo. Unan su dolor al mío. Soy su Padre, su “Abba”, y su DIOS. Y pronto, hijos Míos, su Dios se levantará de tal manera que todo lo que existe reconocerá que YO SOY DIOS. Hora terrible y hora llena de gracia. La hora bendita, la hora de Mi última misericordia antes de la gran batalla que dejará a Satanás y a sus secuaces derrotados. 

Les pido que se preparen, que estén atentos, pero esta preparación y esta atención a Mi voz están arraigadas en la FE, hijos. La FE que cree en lo que digo; que cree que todo lo que les digo es verdadero, a pesar de que todo a su alrededor les diga lo contrario; a pesar de que sus sentidos les digan algo diferente. La FE que es ADORACIÓN porque Me da lo que legítimamente Me corresponde como DIOS y como su PADRE. La FE que es unión conMigo; que es no apartar su mirada de Mi rostro, de Mi amor, de Mi voluntad. Dejen de lado sus criterios, sus ideas, sus razonamientos. Hijos, están contaminados por el mundo y en muchas ocasiones por su propio orgullo instigado por Satanás. PermítanMe guiar sus pensamientos según Mi luz y Mi voluntad para cada uno de ustedes. Hijos, no teman. Los he colocado a cada uno donde los necesito. Su primera tarea en esta hora es permanecer con su mirada fija en Mí. 

Hijos, no les pido que comprendan, sino que Me escuchen, que Me reciban, que Me obedezcan. Pero quiero su cooperación, hijos, y por eso les pido que caminen en la oscuridad, en el desierto de los sentidos, donde todo es neblina para los sentidos, para la mente, porque es aquí donde – al confiar en que Yo los estoy guiando, al obedecer aunque no entiendan y se sientan temerosos porque no Me ven ni ven Mi camino – es aquí, hijos, donde los entreno en la verdadera e indomable FE que los une a Mí. 

SU DIOS ESTÁ LLEGANDO. CON PODER Y AUTORIDAD. PARA RESTABLECER SU ORDEN EN TODO LO CREADO. PARA RESTAURAR LO QUE ESTÁ CORROÍDO POR EL PECADO Y SATANÁS. PARA EXPULSAR A LAS SERPIENTES Y LOBOS DE MI TEMPLO. PARA RECONQUISTAR LOS CORAZONES DE MIS HIJOS. 

Kyrie eleison